Alimentación Saludable

Al igual que el resto del cuerpo, nuestros dientes también necesitan alimentos saludables para mantenerse saludables. Evite los alimentos con alto contenido de azúcar, como los caramelos y otros dulces. Estos alimentos aumentan el riesgo de caries. En su lugar, elija alimentos nutritivos para tener dientes fuertes y encías saludables, como frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa.

Merienda

La cantidad de veces que comemos en un día también es un factor para nuestro riesgo de caries. Es importante limitar los bocadillos con alto contenido de azúcar. A las bacterias que causan caries en la boca les encanta comer azúcar y producir ácido que desgasta el esmalte dental, la capa externa de los dientes. Trate de limitar los bocadillos a no más de tres veces al día y enjuague su boca con agua cada vez para quitar la comida de sus dientes. Cuando coma bocadillos, elija opciones más saludables como alimentos sin sal y sin azúcar, frutas, nueces, semillas, etc.

Suplementos de Calcio

Cuando nuestros niveles de calcio se agotan, causa pérdida ósea en la boca, como ocurre en otras partes del cuerpo, lo que puede provocar el aflojamiento de los dientes. La cantidad recomendada es de 1,000 mg de calcio, que son 3 tazas de leche láctea baja en grasa, queso, yogurt o espinacas, col rizada y brócoli. Hable con su médico sobre su consumo de calcio y, si es necesario, su médico podría recetarle suplementos de calcio.

Mantenerse Hidratado

El agua es esencial para muchas funciones del cuerpo, como lubricar las articulaciones, regular la temperatura corporal y bombear sangre a los músculos. Con la edad, es posible que pierda algo de su sensación de sed. Además, algunos medicamentos pueden hacer que sea aún más importante beber muchos líquidos.

Es importante que su cuerpo ingiera muchos líquidos todos los días. El agua ayuda a su cuerpo a absorber los nutrientes de los alimentos y le ayuda a digerirlos. El agua también ayuda a limpiar la boca con cada sorbo. Elimina los restos de comida y azúcar.

Manténgase bien hidratado: beba al menos 10 tazas (8 oz. Tazas) de agua todos los días. Elija agua potable segura sobre el agua embotellada. El agua del grifo puede contener un mineral llamado flúor que ayuda a prevenir la caries dental. Haga clic aquí para obtener más información sobre la seguridad del agua del grifo y los datos sobre el fluoruro de su ciudad.

El agua es lo mejor, pero si no le gusta el sabor del agua, puede agregar fruta o saborizante o cambiarlo por leche baja en grasa o una cantidad limitada de jugo 100% natural.